Ultimas Noticias

viernes, 11 de mayo de 2018

"Vaya m..... de circo, no vuelvo ni gratis"

“Vaya m…. de circo, no vuelvo ni gratis”. Seguro que alguna vez en la vida han podido oír una frase similar a esta en boca de alguna persona que ha asistido a un espectáculo de circo en España en los últimos años.

Yo como aficionado que soy al circo, considero que he visto bastantes espectáculos de circo (seguro que entre los lectores de este post haya muchos que han visto más que yo), y que de este arte, entiendo, aunque sea un poco. Me considero una persona humilde, y por suerte he podido viajar y ver circo en distintos países de Europa. Es por eso, que quiero hacer la siguiente reflexión, porque no concibo que en España el circo sea un espectáculo minoritario, cuando en otros países, como Francia o Alemania, por poner dos ejemplos, la gente acude en masa a espectáculos de circo, como acuden al cine o al teatro.

En España da la sensación que todavía muchos circos solo dirigen sus espectáculos a público infantil, que no digo que sea malo, pero creo que deberían abrir más los horizontes. La última vez que visite un circo en Francia, fue en la ciudad de Bayonne, y me quede sorprendido de la cantidad de gente que hacía fila para entrar a ver el espectáculo: mucha gente adulta y joven, apenas había niños. Hay que decir, que el circo era el Cirque Infernal, espectáculo con una temática para adultos. Para ser sinceros, cuando llegue al lugar donde estaba instalado el circo, me lleve una decepción: me imagine que iba a encontrar una gran carpa, muchos camiones y caravanas… pero no fue así. La carpa era de dos mástiles, pequeña, de color azul, daba la sensación de vieja, y los muy pocos camiones y caravanas que rodeaban la carpa, estaban colocados sin ningún orden ni sentido estético… Pensé que había hecho el viaje en vano, y que el espectáculo me defraudaría, porque me esperaba grandes instalaciones, no se por qué. “Vaya m…. de circo”, pensé para mis adentros.

Cuando se acercaba la hora del espectáculo, la gente fue acercándose y colocándose en fila, cuando cada vez era más y más la gente que se agolpaba a la entrada de la pequeña carpa. Esto me dio que pensar en que podía estar equivocado respecto al espectáculo que iba a presenciar, y así fue. Sali con una sensación de que había merecido la pena, si señor, un espectáculo original, sin grandes medios, pero con gran calidad y sentido.

Creo que esto es lo que falta en España, los circos pretenden ser los mejores en todo, tener las mejores instalaciones, carpas, camiones, caravanas, cuando lo más importante, el espectáculo, no lo cuidan como lo deberían. Sabemos que la mayoría de los circos españoles, son familiares, y que todos los miembros de la familia quieren demostrar lo que saben hacer, pero no por saber hacer malabares, eres un buen malabarista, o no por saber andar sobre un alambre, eres un buen alambrista… claro que tienes que tener un don especial para las artes circenses, pero con eso solo no basta. Cuando se ejecuta un número de circo, se debe contar una historia, que transmita algo, para que el público conecte con lo que esta viendo. Si el público y el artista y/o espectáculo no conectan, es que algo falla. Queremos ver calidad y profesionalidad en la pista, queremos que se cuiden más los detalles del espectáculo (luces, sonidos, puesta en escena de los números…), porque exteriormente en España hay circos preciosos, pero interiormente (hablando de espectáculo), dejan mucho que desear, y es por eso que cada vez los aficionados españoles estamos más decepcionados, porque vemos que en otros países se cuidan mucho más los detalles importantes, sabiendo que si aquí lo hicieran, seguro asistiría mucho más público al circo, llegando a estar a la par del cine o teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario