CIRCOS ACUÁTICOS: Exposiciones de acuarios gigantes itinerantes - CIRCO y MAS 2018

viernes, 6 de abril de 2018

CIRCOS ACUÁTICOS: Exposiciones de acuarios gigantes itinerantes


Fue en la década de los 90 cuando el mundo del circo apenas comenzaba a hacerse un hueco en internet. Yo descubría una web circense muy completa sobre circos italianos que recorrían Italia, donde se podían encontrar fotografías de dichos circos, una gran lista de nombres e información sobre sus propietarios y elenco de artistas.

Entre más de un centenar de espectáculos circenses italianos, me llamarón mucho la atención los denominados "circos acuáticos", que mezclaban espectáculo circense con enormes acuarios donde se exhibían todo tipo de animales acuáticos, entre ellos, tiburones, pirañas e incluso pulpos gigantes (este último tipo de animal no era tal, sino que se trataba de una replica de pulpo gigante con mecanismos que lo dotaban de movimientos dentro de un acuario gigante).

Llamaban mucho la atención la publicidad y cartelería de estos espectáculos itinerantes, incluso la decoración de todos los camiones, con unas increíbles y realistas imágenes de animales marinos, acuáticos y reptiles, que parecía iban a cobrar vida en cualquier momento. Recuerdo vagamente, en la localidad guipuzcoana de Rentería concretamente, la primera vez que vi uno de estos circos. Era la década de los 90, no recuerdo el año exacto, cuando por aquel entonces, practicaba uno de los deportes acuáticos más emblemáticos del País Vasco, el remo. Junto al río Oyarzun, frente al que hoy es el club de remo Hibaika, recuerdo que se encontraba instalado un espectáculo acuático llamado Emvil Show (más tarde supe, gracias a la web circense italiana anteriormente mencionada, que se trataba de un espectáculo acuático-circense de origen italiano, propiedad de la familia Valentini). En sus camiones se podía leer "Tiburones vivos", y estaban decorados con imágenes de escualos.

Foto: CIRCUSFANS.NET
Parece ser que en Italia estos espectáculos eran más habituales que en España, aunque en España algunos circos contaban con un acuario gigante donde exhibían tiburones y pirañas. Era el caso del Ringland Bros Circus, de la familia Raluy, que en la década de los 70 anunciaba en sus espectáculos "Tiburones Vivos".

Iban pasando los años, y un buen día, haya por el año 2000 en la localidad guipuzcoana de Zarautz, aparecieron carteles publicitando el Victor David Show. En su publicidad podía verse un pulpo gigante luchando en el mar contra una orca, anacondas gigantes luchando con un leopardo, o una mujer luchando con cocodrilos bajo el agua. Se trataba de un espectáculo acuático-circense italiano, propiedad de Massi Maria y Vittorio Calvaruso, que durante tres años recorrieron España y Francia para más tarde, a finales del 2001, volver a Italia. Contaban con animales acuáticos, reptiles y aves tales como cocodrilos, anacondas, focas, pingüinos, pelicanos, papagayos, tiburones, puerco espines, buitres y muchos más...

Desde el año 2014, la familia Calvaruso se encuentra en España, con su nuevo espectáculo Circo Acuático Perla Show. Esta vez, los animales que ocupan los acuarios son animales robotizados, y los hijos de Massi y Vittorio han tomado las riendas del show, siendo Sissi, Perla y Daniele los artistas de este espectáculo acuático-circense renovado, aunque todavía Massi Maria y Vittorio siguen actuando, como buenos artistas circenses italianos que son. Una familia que ha sabido rehacerse, después de muchas dificultades y presiones, y que sigue con lo que mejor sabe hacer: divertir a todo aquel que se acerque a su espectáculo, lleno de fantasía, empezando por las realistas y espectaculares decoraciones de sus camiones, seguidos del espectáculo de circo que ofrecen ambientado en lo que fue un verdadero circo acuático, una gran exposición de acuarios gigantes donde se podían admirar increíbles animales, y que hoy en día, por razones varias, llamémoslas "ekis", han pasado a llenar los acuarios de replicas exactas robotizadas que emulan ser animales de carne y hueso, pero que no lo son. Un circo con estilo propio, que en España muy raras veces se ha podido admirar, y que gracias a la familia Calvaruso tenemos un pequeños tesoro, un verdadero circo-acuático, en nuestro país.